Las dos caras del estrés: distrés y eustrés

 

ESTRÉS

Palabra que genera pánico dentro de las organizaciones y que todos los humanos usamos, a menudo, y con poca precisión.
Pero, ¿qué es el realmente?
Según la Real Academia Española el estrés es una «Tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves».
estres-y-ansiedad
Incluso el diccionario nos da una definición temible. Y aunque sí, el estrés puede ser muy negativo para el cuerpo y la mente, no todo el estrés es nocivo y no todo el agobio es estrés.
Pero, por limitaciones del lenguaje, tenemos una única palabra maestra que, cual navaja suiza, sirve para todas las ocasiones.
En inglés, en cambio, lo tiene mejor solucionado. Tienen un trío de palabras: Stress, Distress y Eustress. No hace falta saber ser un lingüista para todas tienen la misma raíz.
La más conocida es stress que tiene una definición con diversas acepciones. La primera es la misma que la española pero la última cita: «Fuerza física o presión que se ejerce sobre un cuerpo». Esta explicación es totalmente inocua. No tiene deje negativo. Porque, de hecho, el estrés no es siempre una fuerza negativa.
Para hablar de estrés negativo los anglosajones tiene la palabra distress que deriva del francés y es de donde viene el término estrés. Distress suele traducirse al español como angustia o aflicción. Dos palabras con una clara asociación negativa. Por eso, esta palabra, aparte de significar angustia, significa estrés negativo, aquel del que tanto oímos hablar. El que sube el colesterol y el riesgo de sufrir patologías cardiovasculares y enfermedades mentales. El distrés (poco a poco se está introduciendo al español) es ese que temen por igual médicos y responsables de Recursos Humanos. Con este es con el que tenemos de andarnos con ojo.
Por último, tenemos el Eustress un neologismo del inglés que llena un hueco lingüístico. Porque si el estrés es neutro y el distrés es negativo, ¿cómo se llama el estrés positivo? 
 
Eu (prefijo griego que significa «bueno») + Stress (fuerza o presión) = Eustress.
Pero, ¿existe el estrés positivo?
¡Por supuesto! Lo que pasa es que lo llamamos por otro nombre. Lo bautizamos: reto, desafío o apuesta. El estrés positivo es aquel que sufres cuando tu jefe te delega una nueva responsabilidad. Ese momento en el que se te acelera el corazón, se tensionan tus músculos y te sudan las manos porque estás emocionado. Tienes miedo, porque, estás ante algo nuevo y desconocido, pero te mueres de ganas demostrar tu valía, de hacer frente a las adversidades y de salir victorioso. Estos síntomas físicos son lo mismos que los del estrés negativo pero tu mente decide que son buenos. Tu mente dice que está emocionada o excitada en vez de angustiada o nerviosa. El eustrés se distingue por venir caracterizado por la persona que lo sufre, no por las circunstancias que lo causan.
Por eso es importante hacer estas distinciones, por eso es importante usar las palabras distrés y eustrés. Para entender qué el estrés es una fuerza real, creada por elementos reales pero que, al mismo tiempo, es el receptor quién decide si sufre distrés o disfruta del eustrés. 
 
challenge
En Tools4Sucess creemos que el estrés y su gestión son punto clave en el desarrollo de las personas por eso trabajamos constantemente para ayudar a organizaciones e individuos a entenderlo y manejarlo mejor con la herramienta StressScan.

Etiquetas: ,