¿De dónde viene el estrés?

De dónde viene el estrés

En un mundo dónde la inmediatez, la competencia y el éxito tienen más peso que nunca se ponen en evidencia de una manera más clara aquellas disfunciones emocionales que se asocian a una falta en la gestión emocional.

 

Worklife balance

En las últimas décadas se han llevado a cabo numerosos estudios sobre la relación entre la vida profesional y personal, actualmente conocido como el “Worklife balance”. La importancia del equilibrio y de la consciencia en la gestión y regulación energética en nuestros amplios roles. La falta de este equilibrio puede generar estrés por una percepción de presión en ambos mundos. El estrés, como cualquier otra emoción, afecta a la persona en su totalidad: a nivel emocional, cognitivo, psicológico y conductual (Nowak, 1994)
Existen numerosas evidencias científicas que demuestran que la buena gestión del estrés (a cualquier nivel: física, mental y emocional) produce beneficios en nuestra salud, en la de las personas que nos rodean y en las organizaciones en las que estamos implicados. Como dice Palmer (2003) “ayudar a los empleados a gestionar de forma más efectiva la conciliación laboral-familiar, convivir con el estrés y facilitar el bienestar físico y psicológico; tiene un impacto en el rendimiento laboral.”

Entender la salud como una unidad compleja, esto quiere decir que depende de muchos factores, y comprender que la salud no es solo la ausencia de enfermedad tiene unas repercusiones favorables para el individuo y para todas las acciones y relaciones que desarrolla. Nowack (1994) afirma que “el estrés tiene efectos emocionales, cognitivos, fisiológicos y conductuales en el individuo así como una importante consecuencia para la organización; incluyendo resultados como una pobre concentración y toma de decisiones, fatiga, accidentes, absentismo, presentismo, enfermedades físicas y alteraciones psicológicas”. Esto nos demuestra que los estados no saludables en las personas tienen un efecto más allá de su propia percepción de calidad de vida, también se trasladan y transfieren a todos los ámbitos en los que interacciona.

El modelo con el que se basa StressScan es el modelo cognitivo transaccional del estrés (Lazarus y Folkman, 1984) que defiende que la respuesta individual al estrés viene condicionada por factores organizacionales (externos) y factores individuales (internos). Y por eso, las respuestas que se dan en situaciones estresantes también se producen en estos dos niveles: organizacional e individual.

Es por ello que es importante entender y comprender que las situaciones que generan estrés no pueden ser 100% controladas o gestionadas, sino que hay niveles y factores que están más allá de nuestra capacidad de influencia para el cambio. Los factores que pueden y deben ser modificados o modulados son aquellos que se refieren como individuales o internos.

Los factores externos, o que no son modificables por nosotros, deben ser tenidos en cuenta como motivadores del estrés pero también deben ser entendidos como factores no modificables. De lo contrario, caeríamos en estados de frustración que podrían generar distorsiones como el estrés.

 

Factores que pueden influir en nuestro bienestar global y en cómo se manifiestan los principales síntomas de estrés

síntomas de estrés

En este articulo vamos a detenernos en aquellos aspectos y factores que pueden influir en nuestro bienestar global y en cómo se manifiestan los principales síntomas de estrés. Es importante ser consciente de que el estrés es una respuesta exagerada (en intensidad y duración) a una situación de alerta. El miedo, emoción que está en la base del estrés, tiene una función adaptativa y de supervivencia ya que nos prepara para mantenernos alejados de situaciones peligrosas o no saludables para nosotros. El estrés es un estado disfuncional de nuestro organismo tanto en intensidad como en duración en el que estamos en constante alerta por situaciones que percibimos peligrosas, pero que pueden no serlo.
Veamos, entonces,

 

Cuales son los principales síntomas del estrés y cómo detectarlas:

1. RESPUESTAS INDIVIDUALES

 

a. Afectación conductual y de hábitos de vida.

Se reconoce una tendencia al aislamiento social y dificultad en establecer relaciones sociales, así como una disminución de los hábitos de vida saludables (mala alimentación, sedentarismo, uso de sustancias perjudiciales para la salud, etc.)

b. Afectación psicológica.

El estrés también influye en nuestro bienestar psicológico y emocional produciendo apatía, poca o nula ilusión, dificultad para encontrar diversión, estados de ánimo depresivos/ansiosos, irritabilidad excesiva, dificultades de sueño. También tiene una afectación a nivel social y en las relaciones con los demás ya pueden aparecer más conflictos en la familia y grupos sociales, problemas sexuales, etc.

c. Afectación física y médica.

La respuesta física del estrés se traduce en contracturas musculares (por una excesiva tensión muscular), rigidez corporal y dificultad de relajación, malas digestiones (largas y molestas), estreñimiento, etc. Así como tener afectaciones más complejas como la diabetes, el CHD o cáncer gastrointestinal.

La afectación física tiene que ver con la segregación de cortisol (“La hormona del estrés”) ya que es conocido (junto con la epinefrina) por su implicación en la respuesta de “lucha o huida” y el aumento temporal de la producción de energía. El cortisol, en su función adaptativa, es el que prepara al cuerpo para dar una respuesta a esa situación de alerta. Pero en situación de estrés, la segregación de cortisol es constante se producen afectaciones a todos los niveles mencionados.

 

2. RESPUESTAS PROFESIONALES

Debido a que somos una misma persona en roles y situaciones diferentes, una situación de estrés tiene afectaciones a todos los niveles y roles en los que estamos implicados. Una situación de estrés personal (esfera íntima) afecta a la parcela profesional y viceversa.

Los estudios del Dr. Nowak han comprobado que el estrés provoca absentismo, lentitud, problemas de concentración, afecta la calidad del trabajo y el rendimiento personal. Afecta la comunicación, la moral de equipo y se traduce en mayores costes a nivel individual y organizacional.
Cualquier situación en la que nuestro bienestar general esté afectado, esto quiere decir no sólo la ausencia de enfermedad sino un estado óptimo de bienestar, produce que nuestras respuestas sean automáticas y disfuncionales pero buscando la supervivencia y adaptación al entorno. Esto produce una respuesta de protección frente a situaciones que percibimos amenazantes pero que pueden no serlo y conlleva una disminución de la efectividad del sistema inmunológico (se cansa de estar tan alerta), incrementa el riesgo de obesidad y los problemas digestivos (por la mala alimentación y el sedentarismo), el insomnio (por la dificultad de relajación), problemas cardíacos, depresión, problemas de memoria, etc. Además de tener una seria y fuerte afectación en nuestro estado emocional y conductual.

Para reducir los riesgos asociados a padecer estrés:

primero es necesario identificar y aceptar la presencia de estresores en el ámbito profesional y ofrecer herramientas para gestionar el estrés de forma efectiva.

Para ello es clave identificar cuáles son los factores personales y profesionales que generan estrés o que dificultan una gestión saludable del mismo. Las investigaciones conducidas en este aspecto enumeran una serie de características personales que predisponen o incrementan el riesgo a sufrir estrés: historial familiar, perfil demográfico, hábitos de vida, percepción y perspectiva del estrés, resistencia cognitiva, red de soporte social, patrón conductual tipo A, mecanismos de confrontación y el bienestar psicológico.
De la misma manera, las teorías desarrolladas en base a los estudios sobre el estrés y sus consecuencias listan estímulos estresantes relacionados con la vida profesional. Estos inputs estresantes vienen dados por factores como las demandas del puesto de trabajo, el margen de decisión, el entorno físico, los contextos de liderazgo, las oportunidades de promoción y desarrollo de una carrera, la exigencia de políticas y procedimientos o la seguridad laboral.

Tradicionalmente, las cuestiones relacionadas con factores psicológicos e individuales eran tratados en escenarios ajenos al lugar de trabajo. Pero se ha demostrado que tratar cuestiones relacionadas con el bienestar emocional de los trabajadores dentro de la organización, no sólo proporciona una perspectiva específica de la percepción y gestión del estrés, también genera compromiso y confianza por parte del empleado. Se pone en evidencia la necesidad de entender a la persona como un ser bio-psico-social (Palacín, M. y Aiger, M. 2014).

Los beneficios de una reducción de los factores de riesgo que generan estrés y el desarrollo de recursos para una gestión efectiva y eficaz del estrés se traducen, además en beneficios para las organizaciones. Varios estudios en esta línea, confirman que la inversión en el bienestar emocional de los trabajadores se triplica en rédito para la organización (Mills, 2005).

 

StressScan: EVALUACIÓN DEL ESTRÉS

evaluaciones de estrés

Dirigida a entornos de coaching ejecutivo e individual y para profesionales de los recursos humanos y el desarrollo personal, StressScan es una herramienta diseñada para facilitar la gestión del estrés y promover el bienestar emocional.
Respaldada por los años de investigación del Dr. Nowak, StressScan es una adaptación del Stress Profile, publicado por el Western Psychological Services. StressScan se basa en un cuestionario sobre los factores críticos para la medición del impacto del estrés y los hábitos y circunstancias que lo generan. Las escalas que evalúa el assessment del estrés StressScan son:

• Estrés
• Hábitos de salud globales
• Hábitos de actividad física
• Hábitos de sueño y relajación
• Hábitos de alimentación y nutrición
• Hábitos preventivos
• Redes sociales de apoyo
• Patrón de conducta Tipo A
• Resistencia cognitiva
• Mecanismos de confrontación
• Bienestar psicológico
• Desviación de la respuesta

 

El cuestionario de StressScan, desarrollado en este marco teórico, proporciona un índice global y exhaustivo sobre el impacto de estos factores en la vida personal y profesional de las personas.
StressScan ayuda a comprender el origen del estrés más allá de lo relacionado con la vida profesional, facilitando el diseño programas de desarrollo personal adaptados a las necesidades específicas de cada individuo para gestionar el estrés y mejorar su bienestar emocional.

EnTools4Success, además de talleres de formación y programas de desarrollo complementarios a las evaluaciones, proporcionamos herramientas para la evaluación y el desarrollo de las personas como StressScan.

 

– Mills, P. (2005). Results of the vielife/IHPM Health and performance research study, European Newsletter of the Institute for Health and Productivity Management, 1 (5), pp 6–7
– Nowak, K. (2012). “Coaching for stress: StressScan” in Passmore, J. (Ed.). Psychometrics in coaching: Using psychological and psychometric tools for development. Kogan Page Publishers.
– Nowack, K M (1994) Psychosocial predictors of health and absenteeism: results of two prospective studies, paper presented at the American Psychological Association Annual Convention, Los Angeles, CA, September

 


Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.